¿Qué os parece nuestro Attiéké?

Efecivamente, para aquellos que hayáis viajado especialmente por Costa de Marfil, o seais amantes de la cocina africana, pensaréis, ¿eso de ahí no es carne? En efecto, la base de mandioca en este caso va acompañada de carne guisada con salsa casera de tomate, cebolla, especias africanas y un toque ElMandela, acompañada de ensalada.

Lo más típico es encontrarlo con pescado en  países como Costa de Marfil, y también en Ghana o  Benín  donde es un plato característico de su gastronomía, pero aunque es menos frecuente, encontrarlo con carne. Os queríamos mostrar otra preferencia de algunas regiones de estos países donde  sí lo comen con carne según la disponibilidad. Por cierto, en ElMandela lo podéis elegir con carne o con pescado, preguntad a nuestro metre 😉

En las recetas tradicionales, el proceso de elaboración es delicado y frágil. La mandioca es un producto frágil y perecedero,  que implica una alta elaboración del plato. La mandioca se ha de pelar, triturar y mezclar con parte de mandioca previamente fermentada; se deja fermentar un par de días, y luego se puede cocer al vapor tras haber dejado secar la pulpa de la mandioca.

El attiéké fresco se ha de consumir en las 24 siguientes a su elaboración, siendo por su aspecto y textura muy parecido a un «cous cous». Por su base alimentaria y el proceso que conlleva, hace que sea un plato muy nutritivo y delicioso para acompañar carne o pescado.

Esperamos que os haya gustado nuestra sugerencia de plato, que así de bien presentado, entran todavía más ganas de probarlo, ¿verdad?

¡Os esperamos pronto!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *