En este post os revelamos el contenido de uno de nuestros ingredientes secretos que podréis encontrar en ElMandela…no dudéis en pedirnos nuestra famosa bandeja y conocer en primera persona su contenido.

Origen del Djansang

Dependiendo del país de origen,  recibe un nombre diferente,  así por ejemplo se conoce como Munguella (Angola), Bofeko (Zaire), Okhuen (Nigeria), Kishongo en Uganda o Njangsa en Kenia.

El Djansang es un árbol que crece fundamentalmente en climas tropicales y húmedos, como Angola o Senegal. Sus frutos tienen un color verde –amarillo y es justamente ahora, en los meses de abril y mayo cuando florecen.

Todo esto está muy bien pero….¿cómo se pronuncia Djansang? Podríamos decir que es algo parecido a “yánsan”, prúebalo 😉

Altamente nutritiva y difícil de obtener

Las semillas del Djansang son un alimento altamente nutritivo y muy utilizado en la cocina africana subsahariana. Se utilizan para aportar un sabor especial a los alimentos, sirviendo de salsa acompañando carnes o pescados, o bien para condimentar sopas y caldos.

Su obtención es algo bastante laborioso y difícil de conseguir. Primero se cortan los frutos del árbol del Djansang y se apilan sus frutos bajo él. Posteriormente, sin tocarlos, dejan reposarlos  durante 4 semanas junto al árbol, para poder extraer más fácilmente la “nuez” de su interior transcurrido ese tiempo. Dicha nuez,  se hierve durante 5 horas a fuego medio, hasta que se agrieta y se pueden extraer las semillas de su interior. Cada nuez suele contener tan sólo 2 o 3 semillas, de color blanco. ¿Color blanco? pero ¿Por qué son de color anaranjado entonces?

Color y textura característicos

Este color naranja, ambar luminoso,  que apreciáis en la imagen y podéis ver, tocar y oler  en ElMandela, se adquiere gracias a su secado al sol. Su tostado es al aire libre, con luz directa solar la que aporta su color tan singular, siempre que,  muy importante, esté alejado del agua de lluvia o humedad. Continúan el proceso de secado hasta el mismo día anterior en que son almacenados en sacos previa a su venta en mercados locales, y en ese estado pueden conservarse durante varios años sin estropearse ni perder sus propiedades.

Algunas curiosidades…

Las semillas del Djansang también se utilizan como remedios medicinales caseros  gracias a sus propiedades antiinflamatorias así como en casos de malaria, fiebre amarilla o dolores de estómago.

En nuestra carta, podréis encontrar, como segundo plato nuestro “Djansang”. No se trata de un aperitivo a base de semillas de Djansang… sino del nombre que recibe nuestro rico arroz con bacalao con salsa de semillas Djansang.

Como podéis a observar, en muchas ocasiones, el uso del ingrediente más distintivo como en este caso es el Djansang, da a su vez el nombre del plato que presentamos. Os iremos desvelando más curiosidades en próximos posts sobre nuestros ingredientes secretos.

Esperamos haberos acercado un poco más parte de nuestra cultura gastronómica y os animamos a probar nuestros deliciosos platos en ElMandela,  c/independencia 1.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *